Rinocerontes Grises, Cisnes Negros y Reyes Dragón

 

 

Bernardo Montoya en la exposición “Rinocerontes grises, cisnes negros y reyes dragón” nos propone una inmersión en un ambiente entre volcanes y humanos. La muestra  plantea el problema de la tensión entre el volcán como sujeto responsable de que la vida aflore en nuestro planeta y la belleza de su actividad, enfrentados a las repercusiones que causan las erupciones volcánicas en los seres humanos.

En el proyecto se abre la discusión planteada por Nassim Taleb, en la cual se centra la incertidumbre cómo algo deseable, incluso necesario.

 

En una instalación que se desarrolla entre movimiento y tensa calma,  el artista se vale de recursos que han jugado un rol vital en la ciencia y el arte como son la línea y los planos ( recordemos los sismógrafos, unos aparatos sensibles que construyen imágenes gracias a los movimientos de las placas tectónicas) combina diversos materiales: magma, aluminio,  vidrio,  mármol, plata, oro y pigmentos, usa técnicas cómo escultura, pintura y joyería para construir objetos que nos hacen pensar en la relación entre el interior y el exterior del volcán (imposible no relacionar esto con los confinamientos recientes). El conjunto invita a imaginar y a construir un vínculo  entre volcanes y humanos. Montoya activa está posibilidad a través de una selección de episodios señalados a continuación:630.000 años abajo( adelante o atrás) se registra la erupción que cubrió de ceniza el territorio que hoy conocemos como Estados Unidos de América.

 

Hace 75.000 años la humanidad estuvo al borde de la extinción por cuenta de la erupción de lo que ahora es el lago Toba en el norte de Sumatra. En el 45 a.c la erupción del monte Okmok en Alaska influyó en el descenso en las temperaturas en todo el hemisferio norte en aquella época. La erupción más famosa del monte Vesubio, bahía de Nápoles, fue en el 79 d.c, a pesar del conocimiento de los romanos tenían sobre los peligros de los terremotos, no sabían de la conexión entre los temblores y la catástrofe que les esperaba, Pompeya y Herculano quedaron arrasadas.

 

Hoy Nápoles es el tercer asentamiento más poblado de Italia. La erupción más destructiva de la época romana fue en 232 por el monte Taupo. En el 946 explotó el Paektu, en la frontera sinocoreana. Entre 1150 y 1300, 5 mega erupciones agitaron el mundo, la más grande fue la erupción del monte Samalas en Indonesia. Los siglos XIV,XV Y XVI fueron más tranquilos, con la salvedad de la erupción de Kuwae, a finales de 1492.

 

Las erupciones más notables del siglo XVII fueron Huaynaputina (Perú), en 1600, Komagatake (Japón), 1640, Parker (Filipinas), 1641,sin embargo fueron minúsculas comparadas con las de Laki, (Islandia), 1784, y el Tambora (Indonesia) 1815.Desde entonces no hemos tenido que enfrentarnos a algo de semejante magnitud, ni siquiera la del Krakatoa (Indonesia) 1883, o la del Monte Pelée ( Martinica) 1912 , o Nevado del Ruiz ( Colombia) 1985.

El título de la exposición  es tomado del capítulo 3 del libro Desastres , historia y política de las catástrofes de Niall Ferguson. Montoya lo entendió como un haiku,  en la medida en que las palabras tienen la posibilidad de evocar unas imágenes en unos contextos. Tenemos que explicar de manera general que: Rinocerontes grises hace referencia a  desastres predecidos años antes de que ocurrieran por contemporáneos, es un concepto de Michael Wucker, en síntesis es  algo que es peligroso, obvio y altamente probable. Eminentemente predecible. Cisnes negros son hechos sorprendentes, Nassim Taled con el termino se refiere a cualquier acontecimiento que basados en nuestra experiencia limitada nos parece imposible. Muy sorprendente. Y finalmente el Rey Dragón, creado por el geofísico Didier Sornette, es para acontecimientos extremos, estadística y mecánicamente distintos al resto de sus hermanos pequeños. Un evento de gran magnitud.

El símbolo del espiral aparece en diferentes culturas, tiene gran importancia en relación con la vida espiritual, con los ciclos y el lugar de la especie humana en la naturaleza. En este caso la espiral es una  semilla, es una metáfora de la geometría de la vida, mostrando su nacimiento, su desarrollo y el fin de sí misma.Las formas de las esculturas resultan del estudio de la selección de erupciones volcánicas nombradas con anterioridad  y  sus tipos: erupción tipo estromboliana,vulcaniana, pliniana, peleana, hawaiana.